El sitio web www.aceitesshyracoil.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

aceptar
logo

¿Anticongelante en mi vehículo? Que tontería, podríamos pensar, pero hemos de tener en cuenta que nuestro vehículo sufre muchos cambios de temperatura, es vulnerable al frío, al calor,  etc. y para mantener nuestro motor en un estado óptimo necesitamos este liquido denominado Anticongelante/ Refrigerante.

Aunque podemos decir que el agua es el mejor refrigerante que existe, hemos de tener en cuenta que el agua oxida y puede corroer metales además de calentarse hasta alcanzar temperatura de evaporación. Teniendo en cuenta esos factores, los anticongelantes/refrigerantes utilizan una base química diluido en agua y con aditivos  anticorrosivos y anticavitación e inhibidores. Así consigue disminuir el punto de congelación, aumentar el punto de ebullición y protegen contra la corrosión, oxidación. Además reducen la formación de depósitos.

A la hora de comprar el anticongelante nos podemos encontrar con una gran variedad de líquidos, sin saber muy bien cuál le podemos echar a nuestro coche. Según el motor de nuestro coche necesitaremos un tipo de anticongelante específico u otro.

Según la proporción utilizada en la disolución, podemos hablar de anticongelantes/refrigerantes con concentraciones al 20%, 30%, 50%, etc. Cuanto mayor sea el porcentaje de concentración más alto será el punto de ebullición y más bajo el punto de congelación.

En general un mal anticongelante/refrigerante con un inadecuado o mal formulado paquete de inhibidores de la corrosión, causaría  corrosión en piezas importantes y por tanto fallos mecánicos. Estos comenzarán en el sistema de refrigeración y seguidamente en el sistema motor del coche.

De ahí la importancia de revisar el anticongelante de nuestro coche una vez al año, cosa que podemos hacer nosotros mismos.

Compartir este